Ser un jugador empedernido: los beneficios sociales de los videojuegos

Este sería quizás un debate para siempre: la charla que apoya el efecto nocivo y la que defiende el impacto positivo de los juegos digitales en la psicología y el comportamiento social de una persona. Pero, por mucho que el lado oscuro de los videojuegos haya salido a la luz, no podemos dejar de notar los beneficios de tales adicciones también.

Tales intentos fortalecen las habilidades cognitivas de una persona.

La tecnología moderna ha permitido a los desarrolladores crear juegos de alta gama con mejores resoluciones e interfaces de usuario más fluidas, la mayoría de los cuales también están dedicados a predicar contenido violento. Sin embargo, contrariamente a la reacción negativa esperada, sorprendentemente se han notado mejoras en las capacidades cognitivas de los jugadores. Un jugador empedernido puede imaginar un objeto en una disposición espacial tridimensional más vívidamente que un no jugador. Además, el primero tiene una mejor coordinación mano-ojo, una memoria más aguda, percepción y capacidad de razonamiento que el segundo. Es interesante observar cómo una gran parte de las personas que se destacan en los campos de la ciencia, la ingeniería, la tecnología y las matemáticas también son grandes fanáticos de los videojuegos.

El entusiasmo parece haberse duplicado.

Las nociones convencionales que se han mantenido intactas todos estos años sugieren cómo tales esfuerzos hacen que una persona sea perezosa, tanto física como intelectualmente. Casi se convierte en un supuesto elemento antisocial, menos solidario con las formas generales de la sociedad. Pero, a diferencia de esta afirmación, la investigación y los estudios científicos demuestran que los jugadores son mejores para resolver problemas, desarrollar estrategias y jugar roles que la mayoría de las personas. Este es un potencial punto a favor para su vida profesional. Además, hablando de creatividad, solo mejora, se mejora más, con cada intento de este tipo.

Y, lo más importante, hablando del comportamiento antisocial de los jugadores, ahora es solo un mito. Un estudio reciente sugiere que los jóvenes que padecen trastornos por déficit de atención se han curado de forma permanente con una dosis diaria de actividades tan divertidas. Además, con las redes sociales convirtiéndose en una manía, la gente está utilizando más el mundo virtual para conectarse con otros jugadores. Tal participación masiva es prueba suficiente de que ningún jugador entra en aislamiento social en la actualidad. De hecho, él o ella aboga por un mejor compromiso cívico, solo está doblemente entusiasmado con la idea de conexión completa y lo hace con todo el corazón y el alma.

Los jugadores son más libres de estrés y relajados que otros.

Tal intento es una excelente manera de liberarse del estrés y la tensión. Es un excelente controlador del estado de ánimo y la ansiedad. También lo mantiene a uno alejado de los pensamientos malvados y dañinos y es el presagio de la estabilidad emocional. Es una forma de aprender cómo los fracasos son los pilares del éxito. Por lo tanto, las nociones anteriores que sugerían cómo tales intentos conducen a la depresión y al desarrollo de naturalezas antagónicas y hostiles pueden muy bien ignorarse.

A pesar de tener una mala reputación, los videojuegos son una actividad saludable y divertida que, si se practica correctamente, también puede comportarse como un medio educativo. Tal intento es un buen refuerzo de confianza y ayuda a los jugadores a aprender cómo enfrentar los desafíos en sus vidas. De hecho, es una actividad que se parece a cualquier otra actividad cotidiana que sucede en la vida de las personas. Sí, es tan simple como comer una pizza. Solo que tener una perspectiva equilibrada es importante para verlo como una ventaja. Pero, por supuesto, demasiadas pizzas pueden terminar revolviendo la barriga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba