’68 All-Star contó con doce ganadores Cy Young, diecinueve miembros del Salón de la Fama, pero cero carreras impulsadas

Julio inevitablemente trae recuerdos de los Juegos de Estrellas, ya sea de actos heroicos en el campo o de la injusticia de los jugadores que fueron desairados al no ser seleccionados. Desde casi el comienzo de este siglo, todos los fanáticos del béisbol recuerdan el concurso de 2002 con un sentimiento de arrepentimiento.

Debido a que ambos mánagers (Joe Torre de los Yankees de Nueva York y Bob Brenley de los Diamondbacks de Arizona) se quedaron sin jugadores para usar, el juego se canceló en la undécima entrada con el marcador empatado a siete. El comisionado Bud Selig estaba especialmente molesto porque el juego se había jugado en Miller Park, hogar del equipo de los Cerveceros de Milwaukee que alguna vez fue propiedad de él.

Inmediatamente emprendió la tarea de asegurarse de que nunca hubiera otro Midsummer Classic sin un ganador y, afortunadamente, ese juego de 2002 sigue siendo el único que terminó en empate. Exactamente treinta y tres años antes de eso, sin embargo, un vistazo rápido a la puntuación de la caja podría llevar a suponer que el Juego de las Estrellas debe haber terminado en empate.

Ninguno de los equipos logró obtener una carrera impulsada en el concurso, por lo que en la última fila del cuadro de puntaje, los ceros parecen indicar que el juego terminó en un empate sin goles. Probablemente hubo muchos de esos en la temporada regular de 1968, cuando los lanzadores eran tan dominantes que Major League Baseball decidió bajar el montículo a partir del año siguiente.

Los bateadores de la Liga Americana, a pesar de contar con una alineación de la talla de Harmon Killebrew, Mickey Mantle, Brooks Robinson y Carl Yastremski, no grabaron ni un sencillo. Su ofensiva se limitó a tres dobles de Tony Oliva de los Minnesota Twins, Don Wert de los Detroit Tigers y Jim Fregosi de los California Angels, ninguno de los cuales produjo una sola carrera.

Cuando uno considera quién estaba en el montículo frente a ellos, la falta de ofensiva parece menos sorprendente. Steve Carlton, Bob Gibson, Juan Marichal y Tom Seaver fueron cuatro de los poderosos brazos que se combinaron para dejar fuera a los bateadores de la Liga Americana.

Sus oponentes del Circuito Senior demostraron ser casi igual de improductivos a la ofensiva, a pesar de que la alineación contó con más futuros miembros del Salón de la Fama. Willie Mays estaba en el primer lugar, seguido por leyendas como Johnny Bench, Hank Aaron, Ron Santo y Tony Perez.

Incluso con ese cuadro de bateadores prominentes, los bateadores de la Liga Nacional no pudieron lograr una sola carrera impulsada. Con todos los espacios en blanco en esa columna, sería fácil suponer que ninguno de los equipos anotó.

Dos espacios a la izquierda en el cuadro de puntuación, la columna de carrera muestra la única diferencia en los dos clubes ese día. La Liga Nacional logró anotar una carrera, cuando Mays cruzó el plato cuando su compañero de equipo de los Gigantes de San Francisco, Willie McCovey, rebotó en una doble matanza frente al as de Boston, Luis Tiant, en la parte baja de la primera.

Después de esa escasa carrera en la entrada inicial, los lanzadores de ambos equipos dominaron las ofensivas. Esa producción mínima representó el juego con la puntuación más baja en la historia del All Star pero, independientemente de lo que indique la columna RBI, no fue un empate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba