Cómo reparar una Xbox 360: qué hacer si su consola tiene el anillo rojo de la muerte

La reacción inmediata de la mayoría de los usuarios de Xbox cuando aparece el anillo rojo de la muerte es que su consola necesita servicio. Deténgase y piense de nuevo porque su consola puede tener problemas relacionados con la alimentación. Antes de enviar su Xbox a los centros de servicio, intente asegurarse de que su consola esté recibiendo la cantidad adecuada de energía. A menos que no haya descartado el corte de energía, es posible que desee arreglar las cosas usted mismo primero.

El sobrecalentamiento puede causar el anillo rojo de la muerte, pero si siente que su consola no está tan caliente, también puede verificar si su consola está recibiendo suficiente energía. Las luces de su fuente de alimentación pueden decirle algo.

La luz verde indica que su consola está recibiendo suficiente energía. Una luz naranja o una luz roja significa que la consola tiene poca energía. Si no se enciende en absoluto, puede concluir que no hay energía ingresando a su consola.

Centrémonos en su consola que muestra naranja, rojo y ninguna luz. Las siguientes razones para esto se enumeran a continuación:

Toma de corriente.

El tomacorriente donde conectas tu consola Xbox podría tener la culpa. Puede usar un probador para esto, pero no se recomienda si no tiene conocimiento en el uso de dicho dispositivo. Recuerda que es mejor prevenir que curar. Lo más seguro que puede hacer es usar otra conexión en una parte diferente de su casa.

Supresores de sobretensión dañados.

Si está utilizando supresores de sobretensiones, intente conectar la consola Xbox directamente a la toma de corriente. Si esto funciona, sus supresores de sobretensión deben repararse o reemplazarse.

Cables de alimentación dañados.

A veces, el cable se tira accidentalmente y esto puede aflojar su conexión a la consola o al tomacorriente. Apaga la consola e intenta volver a conectar el cable de alimentación. Para estar seguro, intente con un cable de alimentación diferente.

Sobrecalentamiento o unidad de potencia dañada.

El sobrecalentamiento puede hacer que la unidad de potencia no funcione correctamente. Trate de darle más ventilación para que se enfríe. Puede usar otro bloque de energía para reemplazar el que está usando para probar si la consola funcionará. Si funciona, entonces su bloque de poder es el culpable.

Ahora, si la consola aún muestra una luz roja, entonces la fuente de alimentación no es el problema y debe enviar la unidad a reparar o reparar la Xbox 360 usted mismo con una guía de reparación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba